Paul C. Fisher, fabricante de bolígrafos de la marca Boulder City en Nevada, fue el responsable de esta curiosa invención, Space Pen, un bolígrafo antigravedad  capaz de escribir en las extremas condiciones del espacio exterior. Pero no fue sino hasta el año  1965, en pleno auge del descubrimiento del espacio, que este invento salió al mercado para causar impacto en toda la comunidad.

Entonces ¿Qué podemos saber acerca de las características de éste bolígrafo espacial?

 Bien, comencemos por su tinta tixotrópica, almacenada en un cartucho herméticamente sellado y presurizado, lo que lo hace tener una capacidad de escritura tres veces mayor a la de un bolígrafo regular.

Por su parte, la punta está hecha de carburo de wolframio, un compuesto utilizado mayormente para trabajar el acero gracias a su elevada dureza, y que encaja perfectamente en la punta de Space Pen para evitar alguna fuga.

Su tinta es empujada por nitrógeno comprimido, con una presión de casi 240 kPa, además cuenta con un flotador deslizante que separa esta tinta del bolígrafo del gas a presión.

En este sentido, el Space Pen es capaz de escribir a una altura de hasta 3.810 metros  y las temperaturas en las que es capaz de escribir van desde 35ºC negativos hasta los 120ºC positivos. 

¿Respecto a su vida útil? Se ha demostrado que Space Pen puede durar nada más y nada menos que unos 100 años, sin deteriorarse o causar mayores complicaciones en su funcionamiento.

Pero ¿sabías que gracias a esas notables características este bolígrafo fue utilizado, de hecho,  por la NASA? Así es, en 1967 la NASA decidió comprar unas 400 unidades de Space Pen que fueron utilizadas en sus misiones de Apolo, por ejemplo en el Apolo 11 siendo este tipo de bolígrafos los que llegaron en 1969, junto al hombre, a la luna.

De igual manera, la Unión Soviética compró unas 100 unidades de Space Pen, con un costo de 6 dólares cada uno, lo que resulta curioso comparándolo al precio en que fue subastado, en el 2008, por Heritage Auctions a un precio de 23.900 dólares.

Space Pen fue, en efecto, el primer bolígrafo anti gravedad pero no fue el último, ya que luego a partir de él se fabricaron dos modelos similares, el AG7 Astronaut Space Pen, un modelo retráctil y de aspecto común, y el Bullet, que por el contrario, no era retráctil y se alargaba conforme le retirabas la tapa para escribir.

 

Actualmente la página web oficial de Space Pen cuenta con diferentes colecciones de bolígrafos, donde podemos conseguir el modelo AG7 Astronaut Space Pen por un precio  de 58 dólares.

 

¿Qué te ha parecido esta curiosidad? ¿ya sabías que existía un bolígrafo anti gravedad? Si te ha gustado este contenido, no olvides mantenerte atento a nuestra sección de "sabías que"  sobre el mundo de la escritura y papelería para que te enteres de notas como ésta y más.